Home » Yo sobrevivi. Mis 789 días con Joseph Mengele by Enrique Przewoznik
Yo sobrevivi. Mis 789 días con Joseph Mengele Enrique Przewoznik

Yo sobrevivi. Mis 789 días con Joseph Mengele

Enrique Przewoznik

Published 1980
ISBN :
Paperback
219 pages
Enter the sum

 About the Book 

Otra vez la realidad supera a la más desatada fantasía. Este libro lo demuestra.No es uno más sobre los campos de concentración, es un testimonio sereno, pero en carne viva. Enrique Przewoznik, su autor, polaco de origen judío, padeció lo peor delMoreOtra vez la realidad supera a la más desatada fantasía. Este libro lo demuestra.No es uno más sobre los campos de concentración, es un testimonio sereno, pero en carne viva. Enrique Przewoznik, su autor, polaco de origen judío, padeció lo peor del nazismo y apenas pudo sobrevivir a él. Su terrible peregrinaje, base de este relato, comienza en Plonsk, su pueblo natal en 1939, y finaliza en Buenos Aires en 1947.Una de las etapas más conmovedoras de esta larga historia corresponde a los campos de concentración y crematorios de Auschwitz. Allí murieron sus padres, seis hermanos, cuatro sobrinos, dos cuñados. Por muchos años guardó su experiencia, pero un día, a los 66 años, decidió sacársela de encima.En los campos de concentración Przewosnik fue caballo de carga, ladrón de muertos para abrigarse y sobrevivir un día más. Pero, a parte de eso, el azar lo colocó por más de dos años en las terribles tareas de desinfección de algunos sectores de Auschwitz-Birkenau. Precisamente, por encontrarse sometido a esos trabajos, estuvo muy cerca del doctor Joseph Mengele, el mayor de los jerarcas nazis tal vez todavía vivo, el mismo tristemente célebre Mengele que hacía crueles experimentos científicos con los prisioneros. Esa obligada cercanía le permitió a Przewoznik un conocimiento de Mengele cotidiano- por meses debió elevarle los partes diarios de desinfección. Lo vió reirse a carcajadas, lo vió perder los estribos, lo vió muchas veces con un leve gesto decidir quiénes morían ese día.La razón de ser de este libro la explica Rodolfo Braceli en el prólogo, cuando escribe: Nuestra capacidad de olvido es pavorosa. A las masacres se las lleva el viento, como a las cenizas. Hacer memoria para tener conciencia, sí lo es. El olvido suele ser criminal y a la larga engendrador de otras masacres